EL TRISTE

Tiene los sueños dormidos, su sonrisa al revés.

Camina por el desencanto con destino a las profundidades de la nostalgia.

De equipaje el masoquismo,

Conserva las fotos de aquel momento y el regalo que nunca dio,

Y el pensamiento lleno de frases que en sus cartas no escribió.

Sin empacar, la olvidada autoestima, pues ¿para qué?…

Lleva meses atada a sus pies y cada vez le pesa menos…

Permanece callada, no discute, ni interrumpe, el juicio de las culpas que nunca fueron de él.

… La dignidad por momentos alucina

Y, de repente, lucha en vano por arrebatar los deseos de lo que un día fue…

 

Se alimenta de recuerdos que lo han hecho adelgazar,

Bebe algo de olvido tratando de embriagar con amnesia al pensamiento,

Es ahora un fugitivo de su propio cuento… Con un lento caminar,

Intenta huir del sentimiento.

Se encierra en el vacío del lugar desocupado,

Prisionero voluntario de su historia, compañero de la soledad de una melancólica rutina.

… Amigo inseparable de una amarga constante.

 

Habla… pero el dolor ha corrompido sus palabras,

Y de veneno se han llenado sus adjetivos.

Llora… ríos que se evaporan por el calor de sus pupilas,

Dilatadas por días, de temor, que oscurecen en sus retinas aunque esté presente el sol.

Siente… algo que arde en su interior,

Y toca con sus manos las espinas que sembró.

Se seda… inventando un futuro con un final alentador…

Sabiendo que hoy la historia no es como la imaginó…

 

… Pero el triste no es eterno… Llegará la obra del Amor…

 

2008

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s